Fuí un día después de llover. El arroyo llevaba agua. Caminé por el arroyo, ví venados, coatíes, coyotes y gatos monteses devorando a un cervatillo. Fue una gran experiencia.