Entdecken Sie die beliebtesten Nature Trips-Routen in Azuay mit handgefertigten Wanderkarten und Wegbeschreibungen sowie detaillierten Bewertungen und Fotos von Wanderern, Campern und Naturliebhabern wie Ihnen.

wandern
kein schatten
schlammig
steinig
19 days ago

Stunning scenery! Took us 4.5 hours to complete going clockwise (as shown on AllTrails), although passed others going opposite direction. Could have hiked it faster, but took many breaks for photos and admiration of the landscape. Would definitely rate this as hard hike. Had to climb several steep sections on the ascent and going down can be tricky as well, as is very muddy. Recommend sun block (no shade) and take your time. Look carefully for signs and markings. Some portions of trail not indicated well. Hitting the summit was worth the effort. Surreal hike along the ridge of the mountain. Beauty here is ineffable.

Pretty lake, but the hike itself doesn't add that much to the view from the lookout.

Recommend going off trail and through the polyepsis forest at the west end of the loop. Came back on the private road; don't recommend.

on Cerro San Luis Loop

wandern
schlammig
1 month ago

Ruta 2 from the park headquarters is this trail to the Cerro San Luis Summit. Incredible trail. We are avid hikers and the altitude made this quite difficult. We took about 3.5 hours which included the kilometer on the highway to the trail head plus time for a summit picnic. Also, if you are colorblind be advised the trail blazes are Kelly green and quite difficult to distinguish (my husband couldn’t see any that were painted on rocks). The 360 degree views from the summit are incredible and worth the tough, sometimes muddy, trail.

Itinerario paso a paso Esta ruta inicia en la vía a Soldados – Sustag, a 1.8 km de desde la entrada al Cuenca Tenis y Golf Club. El sendero asciende a mano derecha en medio de una línea de árboles de eucalipto en dirección Sureste [1], luego de los primeros metros el sendero gira en dirección contraria y continúa ascendiendo en zig-zag claramente demarcado en el piso. A los 600 m aproximadamente se encuentra un claro del bosque [2] desde donde se contempla el cerro Huizhil y el valle del Yanuncay que predominarán en el paisaje durante el ascenso, así como la ciudad de Cuenca. Más adelante, el sendero pasa junto a una casa y gira hacia el Sur, siempre en ascenso, para cruzar una zona arbolada para salir finalmente a otra zona abierta [3] con una vista privilegiada de la ciudad, y posibilidad para descansar o inclusive acampar, pero se debe solicitar autorización a los vecinos del lugar. Hasta aquí se ha caminado aproximadamente 1.5 km. Luego de 500m el sendero llegará a un parche de bosque nativo [4] en el que se adentra hacia el Sur y cruza un puente sobre una pequeña quebrada. Este bosque es un excelente lugar para la observación de aves. Al salir del bosque el camino se bifurca antes de una zona de deslizamientos, y se debe tomar el ramal de la derecha que asciende hacia un árbol solitario [5]. A partir de aquí, el sendero asciende por la arista siguiendo la huella muy visible de motocicletas y bicicletas. El sendero llega a un pequeño parche de bosque en la ceja de la montaña y continúa por la arista hacia el Oeste, hasta llegar a una zona plana en donde podemos tomar un descanso [6]. Desde este punto y más adelante, la vista hacia la ciudad es particularmente atractiva. Aquí es fácil observar el fuerte impacto que causa el ingreso de motocicletas y cuadrones en el páramo debido a que destruyen la estructura del suelo y afectan los cauces naturales de agua. El ascenso continúa por la arista siguiendo las huellas de motocicletas. Pasaremos por la desembocadura de un camino de verano apto solo para vehículos 4 x 4 y continuamos hacia el Noroeste, siempre siguiendo las huellas, hasta llegar a un sitio donde el sendero se desvía ligeramente y llega a la primera cima [7]. Hasta aquí hemos caminado 5 km. Para continuar, descendemos hacia el Oeste hasta un pajonal inundado, el cual es necesario cruzar hacia el Norte [8] hasta el sendero que continúa por la arista. 300 m más adelante hay un sitio donde se puede descansar, protegido del viento y con vistas a la ciudad, y luego de 100 m se llega a la segunda cima [9]. A partir de aquí se inicia el descenso por la arista de la montaña; tener precaución del barranco al lado Oeste. Luego de 300 m se pasará entre dos grandes rocas [10], volviendo siempre al sendero sobre la arista, y continuando por ella en dirección Noroeste. En esta zona la vista panorámica de 360 permite ver el resto de los páramos hacia el Oeste y la ciudad hacia el Este [11]. Se continúa por unos 500 m más hasta llegar al Pallkarumi. Esta formación, también llamada Boca de Pez [12] consiste en dos rocas alineadas en sentido Noroeste – Sureste y divididas por una grieta, en donde crecen árboles de bosque nativo. Al atravesar esta zona rocosa, es necesario tener cuidado de no caer en la grieta, pues la presencia de vegetación dificulta ver el piso. El sendero continúa por la arista hasta un alambre de púas, desde donde desciende hacia el Oeste unos metros para tomar el camino en sentido Noreste nuevamente, siguiendo entre los árboles de pino [13] por aproximadamente 800 m. Al llegar a una zona deforestada al lado derecho, el sendero principal se encuentra bloqueado, razón por la cual es necesario desviarse [14] hacia el Norte, entrar al bosque y tomar hacia el Este, y luego descender entre los árboles hasta llegar nuevamente al sendero principal. Más adelante el sendero se interna otra vez en el bosque y se debe descender y cruzar hacia el sendero principal [15]. A partir de aquí la pendiente se vuelve más pronunciada y sigue un canal de agua. Este sendero de bosque termina en un alambrado que deberemos cruzar, para luego tomar el camino de tierra que desciende hacia la derecha en dirección Sureste [16]. Aquí se puede observar una gran cantidad de aves.

Esta ruta inicia en el puente de entrada a San Juan de Barabón [1] en la vía a Solados. Aquí se encuentran varios restaurantes de comida típica. Para iniciar, se cruza el puente y se sigue hasta la iglesia de San Juan de Barabón [2] donde podemos encontrar una tienda para abastecernos antes de la caminata. Se toma el camino al lado de la iglesia en dirección Suroeste y 100 m más adelante se encontrará un sendero peatonal en ascenso al lado izquierdo [3], el cual se debe tomar para ascender hacia la montaña por una línea de árboles. El ascenso es seguro con excepción de una zona de deslizamiento de tierras donde hay un barranco [4]. 200 m más adelante, el sendero asciende por un camino ancestral o culunco [5], el cual tiene tramos de gran profundidad debido al uso y la erosión del suelo arcilloso. Si estuviera muy lodoso, es posible caminar por el sendero paralelo, desde donde existe una vista espectacular hacia el valle del Yanuncay. El sendero continúa luego por dentro del bosque hasta encontrar una bifurcación en la que se debe girar a la derecha hacia el Sur [6]. Continuamos siempre sin desviarnos del sendero principal que asciende en dirección Suroeste. El sendero se bifurca nuevamente y continuamos por el ramal izquierdo siempre en ascenso [7]. Más adelante el culunco se vuelve fangoso [8] y puede ser necesario salir para caminar por el sendero lateral hasta el final del ascenso. Cerca de la cima, el sendero se divide [9]: se debe continuar a la derecha hacia el Suroeste para ascender hasta el Huizhil (luego se pasará por aquí mismo para descender por Chapaloma hacia Baños). Este lugar es ideal para observar aves, y un poco más adelante se tiene una vista magnífica hacia el Uchuloma. Luego se asciende por la arista siguiendo un sendero apenas visible en la hierba [10] hasta un alambre de púas que permite el paso hacia la cima del Huizhil [11]. Las vistas de Cuenca y hacia la cuenca media del Yanuncay son muy atractivas. También es imponente la vista del Cerro Barabón hacia el Nororiente. Hasta aquí se han recorrido 2 km y es un buen momento para tomar un descanso. A continuación, nos dirigiremos a la cercana cima de Chapaloma. Para esto, regresamos por el mismo sendero de la arista hasta llegar a la bifurcación [9], donde tomamos a la derecha para ascender hacia el Sureste hasta la llegar a la cima de Chapaloma [12] desde donde se tiene una espectacular panorámica de 360 grados. Esta cima es también parte del Huizhil. Desde aquí, el sendero empieza a descender por el bosque hacia el Sur. El sendero en época de lluvias puede estar resbaloso y hay que tener precaución [13]. Igualmente, se debe caminar con cuidado en el siguiente tramo donde hay pendientes pronunciadas. Aproximadamente luego de 500 m de descenso desde el Chapaloma, se llegará a un sitio con un conjunto de socavones [14]: es aquí donde se encontraban las minas de Gil Ramírez Dávalos que datan de la época fundacional de Santa Ana de los Ríos de Cuenca y de las cuales se extraía oro y plata. Continuando por el sendero se llega a un alambrado que bloquea el paso y al otro lado del cual se observa una vieja casa de madera [26]. Para continuar es necesario bordear el alambrado por el Oeste y descender hacia el Sur. El sendero está claramente definido y más adelante desciende por gradas de tierra [16] hasta llegar a una bifurcación. Aquí se toma a la derecha hacia el Oeste donde se verán algunas casas. Se pasa entre ellas y se continúa hacia el Sur hasta llegar a una nueva bifurcación [17] donde se debe tomar a la izquierda hacia el Este, siguiendo un sendero que se dirige hacia Baños. El sendero continúa por un terreno plano y se llega a una cerca que se bordeará por la derecha [38] para llegar a un sendero muy marcado que desciende hasta llegar a un parche de bosque. Se continúa descendiendo en zigzag [19] y al finalizar se encontrará una bajada peatonal entre las casas, que llega a la vía Misicata-Baños [20]. Se toma esta vía a la derecha en dirección Sureste hasta llegar al sector de Cuatro Esquinas en el centro parroquial de Baños [21] donde termina la ruta. En este lugar hay varios servicios de alimentación, tiendas, paradas de bus y transporte mixto. Además, se encuentran cerca varios establecimientos de aguas termales.

Atractivos históricos y culturales El cerro de Hito Cruz es el pico más alto de esta ruta. El nombre se deriva de un hito colocado en la cima por el Instituto Geográfico Militar, actualmente cubierta de antenas de comunicación. El cerro fue antes conocido como Loma de Gapal, pero su nombre se ha modificado y ahora es más conocido como Ictocruz. En la zona se advierte una gran cantidad de vestigios cerámicos que evidencian el uso y ocupación de las culturas Tacalshapa e Inca. Por este mismo sitio atravesaba el Camino del Inca o Qhapach Ñan, del cual un ramal se dirigía hacia Cuzco y otro partía hacia Tumbes. Los Libros de Cabildos de Cuenca contienen ciertas referencias tempranas sobre estos importantes caminos. El 17 de julio de 1564 se registra lo siguiente: “…Cometiose en este cabildo a Juan Mexía de Balderrama para que haga abrir el vado de la postrera puente del camino que va a Tarqui…”. El camino pasaba por el Ingacha de Gapal y se dividía en la colina pasando por los centros rituales de Huacanguilla y Turi, desde donde bajaba a una ciénaga, en el sector hoy conocido como Guzho. Aún es posible divisar algunos tramos de este sendero ancestral, aunque están en proceso de destrucción. Esta ruta transita por el Barrio El Cisne, sector El Coco, Barrio San Antonio de Gapal, Icto Cruz y Turi Centro; en los dos primeros sectores observaremos actividades campesinas como la siembra y cuidado de la chacra, aunque es evidente que la población de todos los sectores ejerce su actividad económica en la zona urbana de Cuenca. Existen tramos de ascenso de montaña que representa un esfuerzo para el caminante, combinados con tramos de bajas pendientes que matizan la caminata con paisajes rurales donde aún es posible apreciar zonas de cultivo de la chacra y pequeñas áreas dispersas de bosques. Un punto de interés en esta ruta es la granja agroecológica manejada por la Asociación de Emprendedoras de San Antonio de Gapal (Tlf 09-90420649). Este puede ser un punto donde los caminantes conozcan de primera mano las formas de producción agroecológica. Se recomienda acordar una visita con anticipación. Un punto de gran interés es el “Megaparque de Ictocruz” o “Huahua Huaca Illa” de reciente construcción, que ofrece cómodos senderos técnicamente diseñados y miradores de la ciudad. La ruta culmina en el centro parroquial de Turi, un mirador emblemático de Cuenca, con una tradición turística de muchos años, que ofrece una variedad de restaurantes y actividades turísticas y recreativas. Los domingos, desde las 7:00 hasta las 13:00, se desarrolla una feria agroecológica de las asociaciones de productores locales, que resulta un tema muy atractivo para los caminantes. Cuenta la leyenda que unos niños de Turi pastaban sus ovejas, cuando de pronto se encontraron con otro pequeño que vestía como cañarejo; los pastorcitos le preguntaron de dónde venía, pero el recién llegado nunca respondía. Un día los niños perdieron las ovejas y, mientras las buscaban, encontraron al pequeño cañari en una cueva; esta vez el niño les habló, se presentó como el Niño Jesús y les indicó el lugar donde encontrarían sus ovejas. Desde entonces, cada 24 de diciembre, acuden a este sitio creyentes de lugares distantes de la provincia del Azuay y Cañar para visitar la Gruta del Señor de Belén, entregarle ofrendas al niño Jesús y asistir a las celebraciones que allí se realizan.

Atractivos naturales Esta ruta transcurre por paisajes fuertemente alterados, con alta predominancia de la actividad agrícola de pequeña escala, mezclada con viviendas modernas de familias que desarrollan sus actividades económicas en la ciudad. Durante la mayor parte del trayecto encontramos zonas de pastizales, huertos, y cultivos, algunos parches de plantaciones de eucalipto y pequeñas asociaciones de especies vegetales nativas. Durante el recorrido es fácil observar varias especies de aves características de estos hábitats alterados como gorriones (Zonotrichia capensis), jilgueros (Carduelis magellanica), mirlos (Tusdus fuscater), y palomas (Columba livia). Si el caminante está atento, podrá escuchar los silbidos y chiflidos de dos aves de difícil observación que frecuentan esta zona: El chiflaperro o alinaraja golilistada (Myiotheretes striaticollis) y el silbador Elaenia albiceps).

Atractivos históricos y culturales El sitio de Zhinglla se encuentra junto a la Capilla de la Inmaculada, al inicio de la ruta. Zhinglla es al parecer un nombre cañari, pero su significado es desconocido. Aquí se descubrió en 2005 un conjunto de tumbas incas con paredes de piedra y cubiertas con planchas de mármol; actualmente ya no es posible observarlas y en su lugar está una cancha deportiva. Las características del sitio indican que hubo un asentamiento indígena, y se presume que fue habitado por un alto personaje del incario por el tipo de cerámica ritual encontrada en un pozo, en el año 2019. El 6 de diciembre se celebra en la capilla la fiesta de la Virgen de la Inmaculada. Los terrenos son de la comunidad y no hay restricciones de acceso. La ruta atraviesa tres comunidades: Corpanche, a menos de cinco minutos del centro parroquial de Checa, muy afectada por la migración, como lo muestran las viviendas vacías. La Dolorosa (Checa) es la primera comunidad importante que encontramos al iniciar la ruta; tiene menos de 200 habitantes cuya vida campesina gira en torno a la chacra y a los animales, aunque hay también algunos frutales. Esta comunidad se ha encargado históricamente del mantenimiento de la primera parte del canal de riego que es la característica particular de esta ruta, y en sus cercanías aún se pueden ver algunos remanentes de los primeros canales. Jesús del Gran Poder (Sidcay): formada por viviendas dispersas a lo largo del canal de agua, nos muestra la tradicional vida campesina asociada a la chacra y al cuidado de animales. Algunas de estas comunidades practican todavía la tradición de la minga. La Dolorosa (Ricaurte) es la comunidad más próxima al cerro Cachaulo, muy cerca al centro parroquial de Ricaurte; sus habitantes se emplean principalmente en la zona urbana de Cuenca. El 20 de abril se celebran las festividades a la Virgen Dolorosa, con quemas de castillos y comparsas. El monte Cachaulo, al final de la ruta, tiene forma irregular y alargada, con una vista privilegiada de gran parte de la cuenca del río Machángara y la microcuenca del río Sidcay. Aquí se han encontrado también restos cerámicos precolombinos, pero el sitio ha sido aún poco estudiado. Las primeras menciones escritas sobre Cachaulo datan del siglo XVI, y se conoce que fue parte de una enorme hacienda que en el siglo XVII se extendía desde las alturas del cerro hasta el río Machángara. Los vecinos de la zona lo consideran un cerro encantado asociado a antiguos mitos y leyendas que hablan de su carácter sagrado para la cosmovisión andina; dicen que antes fue una Huaca de los incas y que aún hoy se asoma en las tardes la “mama huaca”; aseguran que se han descubierto entierros y ollas de oro, y hay quien afirma que entre sus piedras se esconden lagartijas de dos cabezas. El nombre Cachaulo provendría de la lengua cañari pero no se conoce su significado. No hay restricción de acceso a la zona.

Atractivos naturales: El especial atractivo de esta ruta es el cambio de paisaje y los mosaicos agrícolas, con cercas vivas que delimitan las parcelas y preservan la biodiversidad de la zona. El caminante observará especies de importancia endémica como el coco de montaña (Parajubaea cocoides) y el pumamaki (Oreopanax avicenniifolius) con su característica hoja de 5 “dedos”, y hermosos árboles nativos de cáñaro (Erythrina edulis) y nogal (Juglans neotropica) muy antiguos. Hay además una abundante y variada avifauna con especies llamativas por sus tamaños, colores, y silbidos; la urraquita turquesa (Cyanolyca turcosa) vive en las plantaciones de eucalipto que encontramos al comienzo de la ruta. El colibrí orejivioleta ventriazul (Colibrí coruscans), muy común en esta zona, se lo descubrirá a lo largo de casi toda la ruta. El característico chugo (Pheucticus chrysogaster), que se puede ver y escuchar fácilmente entre las parcelas de maíz. Una especie muy interesante es el carpintero dorsicarmesí (Piculus rivolii), no suele verse fácilmente, pero con un poco de suerte lo encontraremos en las cercas vivas en el último tramo de la ruta.

Atractivos históricos y culturales El cerro El Plateado, al inicio de la ruta, es un lugar muy característico de las zonas de Nulti y Challuabamba, que debe su nombre a su roca gris brillante. Contiene un asentamiento arqueológico no estudiado, pero con una importante riqueza aún por determinar; su formación parece indicar que tuvo un carácter ritual. Los sitios arqueológicos ubicados en El Plateado se encuentran a mediana altura y corresponden a pequeñas áreas planas de 80x40 metros aproximadamente, en unas terrazas naturales y a diferentes niveles, en donde se presume que los antiguos moradores practicaban los rituales. Estos sitios se encuentran desprovistos de vegetación, sin embargo, se observa una especie de gramíneas bajas nativas, mezcladas con una considerable densidad de material cerámico precolombino, al parecer de períodos tardíos. El alto grado erosivo del material cerámico dificulta precisar la filiación cultural del sitio. El Plateado constituye un yacimiento de gran riqueza geológica, paisajística y arqueológica; pero al no contar con estudios y medidas de protección corre el riesgo inminente de desaparecer para siempre. En la parte baja de El Plateado se encuentra la zona de Challuabamba (del quichua Challua: Pez y Pampa: Llanura) donde también existen importantes evidencias arqueológicas de una cultura preinca. Lastimosamente el lugar sufre una fuerte presión urbanística que ha disminuido grandemente las posibilidades de estudiarlo ya que actualmente es un barrio más de Cuenca. En la parte final, la ruta asciende al icónico Guagualzhumi: una de las montañas más representativas en el horizonte de Cuenca desde donde aparece con una forma semicircular y una protuberancia en la punta. El sitio arqueológico de Guagualzhumi se encuentra en una explanada antes de llegar a la cima del cerro [35], y se presume que fue un lugar ideal para celebraciones y rituales. La pampa, ligeramente inclinada en sentido Este-Oeste, tiene una extensión aproximada de una hectárea con gran cantidad de material arqueológico. El lugar actualmente se ha convertido en sitio de pastoreo para los animales de los comuneros. El sitio tiene varios accesos, pero al parecer el más antiguo es aquel que va entre las dos aristas. En el camino de acceso aún se puede encontrar material cerámico precolombino. Hay muy pocos estudios de este sitio que, sin duda, requiere investigaciones más profundas que den cuenta de su significación histórica y cultural. En las faldas nororientales del Guagualzhumi se encuentra el pequeño cerro Curitaqui (Cerro de Oro), de gran importancia ambiental y con una riqueza arqueológica aún por estudiar. Este lugar Ha dado origen a muchas leyendas que los habitantes de la zona estarán gustosos en compartir con el caminante. Lastimosamente, el cerro ha sido cercado parcialmente con alambradas y ya se encuentran casas modernas construidas en sus alrededores, con el riesgo inminente de que su patrimonio cultural y arqueológico siga deteriorándose y esté a punto de perderse para siempre. Cerca de la ruta, aunque no forman parte de ésta, hay otros sitios de importancia arqueológica que vale la pena mencionar: La loma Cashi en la vía al Plateado, la loma Huahuapulmi o Guagualpulmi, la loma Jarata y la loma Shirán. El caminante interesado en visitar estos sitios puede conversar con los habitantes de las comunidades de la zona para recibir más indicaciones. Cerca de la ruta, y en la parte Oeste del Guagualzhumi se encuentra la comunidad de Quituiña. Es una pequeña población de 160 habitantes que se dedica a labores agrícolas de subsistencia en el cuidado de la chacra. Está muy cerca del centro poblado de Paccha, pero separado por la cuchilla Norte de la montaña. Su estilo de vida por lo tanto está muy alejado de lo urbano, en un ambiente muy bucólico y campesino.

Atractivos naturales En esta ruta, el caminante descubrirá varios tipos de ecosistemas y formaciones vegetales. Al inicio, en la zona de El Plateado el ecosistema es árido y rocoso, caracterizado por especies vegetales herbáceas, algunas de ellas llamativas como el borrago (Borrago sp), la pequeña orquídea Elleanthus aurantiacus, y la moradilla (Alternanthera porrigens), una especie herbácea usada comúnmente en los ritos de cura del espanto. Entre las aves se pueden encontrar el colibrí ventriazul (Colibri coruscans) y el vaquerito brilloso (Molothrus bonariensis). Hacia la mitad del trayecto encontramos bosquecillos de eucaliptos, pinos y algunas asociaciones vegetales nativas. En estas asociaciones se encuentra el látigo del diablo (Scutia spicata), una especie nativa cuyos frutos sirven de alimento para pequeños mamíferos y reptiles. Existe la creencia de que esta planta ayuda a mantener alejados a los malos espíritus. En esta zona también se podrá ver al famoso quilillico (Falco sparverius), uno de los halcones más pequeños del mundo, y al colibrí coliverde (Lesbia nuna). Al iniciar el ascenso al Guagualzhumi se encuentran algunos de los últimos pequeños fragmentos de bosque húmedo montano alto al Sur de Cuenca. Aquí será muy común encontrar muchos colibríes alimentándose de las llamativas flores del gañal (Oreocallis grandiflora) y del aguarongo (Puya lanata). En la cima del cerro se encuentran plantaciones de alisos (Alnus acuminata) donde viven aves como el carpintero dorsicarmesí (Piculus rivolii) y el cotinga crestirrojo (Ampelion rubrocristatus). Durante el descenso del cerro en la última parte de la ruta, se pasará por el interior del bosque secundario que posee especies nativas arbustivas y arbóreas como el romerillo (Podocarpus sprucei Parl) y el pichul (Vallea stipularis).

wandern
schlammig
steinig
2 months ago

Great hike to complete in Parque Nacional Cajas. You get some stunning views of the lakes and valleys. Would recommend hiking boots or shoes with very good grip as going down can be slippery. Some wet marshlands to navigate.

wandern
ausgewaschen
abseits des Weges
schlammig
steinig
überwachsen
4 months ago

The view is beautiful. However, it’s a very muddy, and a long hike.

wandern
kein schatten
schlammig
steinig
überwachsen
5 months ago

Started this hike in the morning while the weather was nice and sunny. There are light green signs/arrows along the way although a few were fading or hiding behind bushes. Stunning scenery with amazing view over the many lakes of the park. Hike itself is classed as difficult on the park map. We thought it to be moderate on the way up and a little trickier down as it was so muddy you were slipping and sliding (and falling) most of the time. Nice hike, however did not stand out as one of my favourites in Ecuador.

wandern
schlammig
steinig
sturmholz
7 months ago

wandern
überwachsen
7 months ago

Amazing place!!!

9 months ago

Easy and muddy

Mehr laden